Ir al contenido principal

Entradas

Herrumbre

La mañana aún no había despertado. Y creo que iba a estar perezosa durante todo el día ya que los nubarrones de la tormenta, no iban a dejarnos ver el sol durante toda esta jornada. No sé ni cuánto tiempo hace que no me paso por mi antiguo establecimiento. Meses han pasado desde la última vez que guardé las sillas de la terraza y recogí asi un poco por encima, pensando que al día siguiente iba a volver a abrir. Y mírame. Parado aquí frente al cierre, con mi paraguas en ristre y apurando lo que queda del cigarrillo. Es posible que hasta incluso Fernando, mi incombustible y perenne compañero al otro lado de la barra, se haya cansado de venir día tras día y ver las puertas cerradas.

Que simple, que sencillo y que miedo dá ¿verdad? algo que haces a diario, piensas que mañana seguirás con ello y cuando te quieres dar cuenta...el tiempo ha pasado de forma violenta  y aquello que hacías a diario, aquello con lo que jugabas, a esa persona que  acompañabas, con todo aquello que disfrutabas, s…
Entradas recientes

Tiempo al tiempo

Echando un vistazo a mi última apertura de la taberna, ha pasado casi un año. Muchas cosas han pasado durante ese tiempo, pero aún recuerdo con cariño las cuatro paredes de esta Taberna y a Don Fernando. 
Han pasado muchas cosas como digo, y poco a poco las iré comentando por aquí. ¿Cuando?, puede que mañana, puede que dentro de otro año...el tiempo y su disposición es un lujo que no me puedo permitir,
Como dije en mi anterior entrada, de momento creo que es buena idea el ir comprando escoba y fregona para adecentar un poco el polvoriento suelo de este establecimiento. 
Hasta pronto

La taberna de verano

Hace mucho que tengo cerrada mi taberna. Pese al cierre, los vecinos me han dicho que casi todos los días se acercaba mi buen amigo Fernando, para ver si por casualidad, había levantado el cierre de la puerta.

No hay una razón especifica para explicar este prolongado cierre. Cuando escribes la última entrada, crees que dentro de poco volverás a publicar otra. Cuando vuelves ha pasado un año sin darte cuenta.

Creo que voy a buscar un poco de fregona y escoba, y adecentar un poco la taberna y quitar el polvo. Tengo ganas de servir alguna que otra caña, al menos por otro tiempo.

Regalos

Recopilación de lo “regalado” y que se mantiene para su descarga, en mi “otra taberna”


El grano: Voy a recopilar los enlaces de mi otra taberna, con los juegos que hemos ido regalando.
La paja: (los enlaces al final de la entrada)
-Buenos días tenga usted, don Baito. Arrímeme una de esas cervezas embutida en una jarra helada y cuénteme como tenemos hoy el gremio de las tapas.
-De buen humor viene usted hoy, Don Fernando. ¿A qué se debe tanta dicha y alegría?
-Que hoy viene mi nieto. Me llena de luz el corazón. Voy a ahora en un rato a los chinos a ver si encuentro algo para regalarle.
-Ya sabemos cómo son sus “ratos” cuando se cuelga de la barra…¡que ya nos vamos conociendo! Mejor, déjese seducir por mi consejo. ¿A tu nieto le gustan los videojuegos?
-¿Y a que chaval no le gustan “los marcianitos”?…a ver, sigue contándome que ya empiezas a seducirme…no sé si por el reverso tenebroso de la fuerza o por qué extraña razón, pero desembucha.
-Mira, puedes regalarle lo siguiente:
Tres Juegos …

Historias de la Taberna

El metal con formas de rombos reflectantes, enfrente de mis narices. Lo único que veo es el vaivén de la mesa que llevo a cuestas. Es el último de mis viajes, la última mesa a colocar en mi recién estrenada terraza de la taberna. El tiempo, parece que ya acompaña. Por la calle abajo ya asoma Don Fernando. Como siempre, puntual a la apertura.
Hoy parece algo preocupado. Toma asiento en una de las mesas de la terraza, la que más a la sombra está y me pide una cerveza. Me siento con él y lo acompaño en la toma. ¿Me lo vas a contar? o prefieres que hablemos de los viejos tiempos.
Algo te diré, no es nada por lo que pueda preocuparte. En el fondo es un dilema. Una gilipollez si quieres llamarlo así. ¿Cuánto de social tiene una red social? ¿Qué uso tengo que darle?
Porque mi dilema es que cuando me siento enfrente del ordenador a compartir mis gustos, inconscientemente pienso que molesto y acto seguido borro casi todo. Puede parecer una gilipollez, como te dije, pero cada vez me afecta má…

Stephen King – El doctor Sueño, Incompleto

El último libro de Stephen King  “El doctor Sueño” en algunas ediciones españolas del libro, vienen con un error de encuadernación que elimina parte del capítulo 2. Vengo a traeros dicha parte.


El pasado cuatro de junio, este tabernero que os habla, cumplía un año más en la tierra. De entre los numerosos regalos que me cayeron por mi buen comportamiento, se encontraba la última novela de  Stephen King,  El doctor Sueño, la secuela del estupendo “El resplandor”.
Hace poco que he empezado a leer la novela. Todo muy bien, me está enganchando y entusiasmando. Me gusta ver cómo les ha ido a los supervivientes del Overlook y las andadas del pequeño Danny, convertido ahora en todo un hombretón.
 Pero bueno... no he abierto la taberna hoy para hacer una entrada comentando el libro, si no para comentar, que mi versión impresa del libro, y supongo que más de un libro estará en la misma situación que el mío, debido a esas cuestiones de tirada en serie impresa, viene incompleta. Le falta casi tod…

La Taberna

La mañana se ha levantado fría, pese a los meses en los que estamos. Fría, como el interior de la taberna. Sola y abandonada. Cuesta volver a engrasarse en esto de juntar un par de letras. ¿abandonada?, digamos que un periodo largo de ausencia, sin tirar cañas ni servir mis especiales tapas.
El personal se ha ido, así como mi cliente habitual, Don Fernando, supongo que se cansó de venir a la taberna y harto de encontrarse siempre el cierre echado, dirigió sus pasos a otros lares.
Han sido casi seis meses de ausencia en este blog. Pero mi intención no ha sido nunca el dejarlo abandonado de forma definitiva. De momento puedo decir que eso, nunca. Eso Jamás.
Aquí estoy. Apoyado en la barra. Esta vez desde fuera del mostrador. Contemplando la luz que se filtra desde la puerta. Viendo a los transeúntes pasar de largo. Si me he mantenido lejos de mi querida taberna, no ha sido desde luego por dejadez o vaguería. Las circunstancias, en este caso, excelentemente buenas, son las que no me h…