Ir al contenido principal

Máquinas Recreativas




-Buenos días Don Baito, cuanto bueno por aquí.

-Buenos días Don Fernando, algunos días sin aparecer por aquí, empezaba a preocuparme. En estos días he visto como ha descendido ligeramente mis ganancias, la Mahou estaba preocupada, me ha llamado y me ha dicho ¿que ocurría que no bajaban mis niveles de cerveza en los barriles de la barra?

-Me alegra saber que no pierde el humor, joven.

-Es de las pocas cosas que no me pueden "recortar" y mira que lo intentan.

-Leches! Has puesto una maquina recreativa de esas de marcianitos 

-Ha visto Don Fernando, recuperando un poco el espíritu de antaño de los bares.




-Es cierto, recuerdo que cuando era un mozo, tenía censados todos los bares con su correspondientes máquinas recreativas. Si queríamos jugar al Double Dragon, a tal sitio, para el Golden axe a tal…luego pusieron unos recreativos de esos grandes con decenas de máquinas recreativas cerca y a hacer puñetas eso de ir a los bares.

-Los recreativos estaban bien, pero guardo mejor recuerdo de los bares. Yo también iba de mozo a “los recres” y a mis padres no le hacían mucha gracia que los frecuentara, según ellos, sitios de vicio y perdición. En cambio, jugar en los bares era un mal menor, un pequeño vicio inocente. Para mi era una necesidad, como buen aficionado a los videojuegos, las máquinas recreativas era una buena muestra del catálogo de lo que luego vendría a parar a mi Spectrum, por lo que ir a echar unas monedas, a parte de saciar mi curiosidad como jugador, era vital para mi afición.



-Los recreativos, toda una jungla!...ni mili ni leches, donde uno se hacía un hombre es en unos recreativos de los 80!
Tenías que entrar con una linterna y un cuchillo. La linterna para alumbrar el tenue alumbrado, el cuchillo para cortar el humo de los fumadores, se fumaba más en los recreativos que en el bingo o en la autoescuela.
Siempre se abrían en un sótano o en la última esquina de la última casa de tu barrio.
Los más malvados, aquellos hombres de 15 años para arriba, tenían en exclusiva los futbolines, los dardos y los billares. Mejor para nosotros que íbamos derechos a lo electrónico, a los arcades, a las maravillosas máquinas recreativas. Algún dia contaré mis batallitas sobre los recreativos, clasificando la fauna y flora que poblaba los encolillados suelos de los salones recreativos.



-En cambio, Don Fernando, en los bares, la cosa cambiaba. En los 80, había un bar por habitante, no como ahora que es una plaga extendida y bien podemos tocar a 15 o 16 por barba. Pero la cosa era distinta. Un ambiente más familiar. Conocías a los dueños y habitantes del bar, era como una extensión de tu casa. 

Alguno incluía el bar en la escritura de su casa como metros hábiles. Las familias pasaban buena parte de la mañana del domingo entre las cuatro paredes grasientas del local, mientras vaciaban botellines de cerveza y tapas de tortilla de patatas.
¿Y que hacer con los niños activos que acompañaban a los padres en el tapeo dominical?, pues fácil, junto a la tragaperras donde el abuelo se dejaba su pensión, ponías una máquina recreativa para que el niño no diera la tabarra.



Y ahí entrabamos nosotros, que no necesitábamos esperar al domingo para jugar. Después de clase, un ratito al bar a echar una partidita, antes de llegar a casa y hacer con que estudiabas!.

-Si que es verdad!, que tiempos aquellos. Pues mira, me alegro que hayas puesto la máquina en tu taberna. De modo que ponme una cerveza y cámbiame estos dos euros en monedas de 50 centimos que voy a echarme un vicio.

La "taberna" de baito - máquinas recreativas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Top 10 Películas con más secuelas

"Secuelas"

Cuando a la industria del cine se le acaban las ideas, los remakes asoman por el horizonte, y cuando andan con escasez o sequia de ideas, lo mejor es tirar de secuela, para salir del paso airoso.
Una garantía segura para llenar las arcas del tesoro cinematográfico, y en ocasiones, llenar nuestro entusiasmo por ver el devenir, las aventuras o desventuras del héroe de turno en más y más entregas. Si las sucesivas entregas, se extienden o dilatan el tiempo, siempre son bien venidas, a menos que no te guste determinada saga, que para el caso, lo vivirás con indiferencia.
Y que tenemos hoy por aquí, pues precisamente un ranking de las películas que han tenido más número de secuelas o entregas.
Si conocéis alguna que debería estar aquí y no sale, os agradecería que así lo indicarais en los comentarios.

De paso

¿Un querer y no poder? no creo que llegue a tanto. Mejor dicho, un querer y olvidar. O un querer y no importar. Querer sin prioridad. En estas estoy pensando mientras camino por la calle donde está mi taberna. Casi todos los días paso delante de ella. A veces ni la miro, otras me detengo frente al cierre y a punto estoy de agachar y volver a subirlo. Pero...¿la quiero sin prioridad? Mejor aún y creo que lo tengo: La quiero pero sin condiciones.

Hoy ha sido uno de esos días de paso en el que me he acercado al cierre. Algo amontonado en él ha llamado mi atención. Notas de papel. "Ha seguido viniendo, el pobre diablo" he dicho en alto mientras pasaba uno a uno los papeles entre gastados y emborronados por las lluvias pasadas. Eran notas de mi amigo Fernando. De mi cliente más fiel y veterano. ¿Que tal le habrá ido la vida? también he pronunciado en alto mientras guardaba sus "pequeños apuntes del tiempo" en mi desgastado bolsillo de la gabardina.

Dos pasos atrás, par…